Cuando Oscar asumió el rol de pastor general en su iglesia en Costa Rica, no se sentía preparado para pastorear a una congregación lastimada. Él no tenía las herramientas o un plan concreto para enseñarle a su congregación a ser más como Jesús. 

Fue a través de Lisandro (quien le ofreció caminar a su lado), que Oscar aprendió sobre el movimiento de multiplicación de Jesús. Juntos, descubrieron cómo seguir el modelo de Jesús para aplicar Su estrategia de práctica ministerial en la actualidad. En vez de sentirse presionado a aumentar el presupuesto o a crear más programas, Oscar se sintió equipado para liderar su iglesia.

Además, pudo aprender que Jesús tenía el hábito de discipular a las personas que eran las menos idóneas para convertirse en líderes. 

En el grupo de jóvenes, Esteban era quizás la persona menos probable para convertirse en líder y, por esa razón, Oscar decidió invertir en él. Meses atrás, Oscar ni siquiera hubiese considerado discipular a Esteban, pero Dios le inquietó para hacerlo.  

Esteban era un joven que mostraba poco interés o compromiso con su fe, aun así, Oscar le invitó a comenzar una relación hacedora de discípulos. Mientras estudiaban, Oscar le enseñó a Esteban que ser un creyente era sólo el comienzo de una vida siguiendo a Jesús. Juntos, comenzaron a preguntarse: “Dios, ¿qué podemos hacer que les muestre a otros quién eres Tú?”

Las respuestas comenzaron a llegar cuando Esteban y su grupo de jóvenes fueron a Fusión, un viaje misionero transcultural. Ahí fue donde Esteban comenzó a poner en práctica las cosas que había estado aprendiendo con su pastor.

Esteban y los demás estudiantes experimentaron lo que significa estar envueltos en la vida de la comunidad y servir a Jesús en cada faceta de su vida, en lugar de sólo ir al grupo de jóvenes una vez por semana.

Esteban regresó del viaje con una pasión por aprender más de Jesús e invertir en otros de la misma forma que Oscar estaba invirtiendo en él. “Cristiano” dejó de ser una etiqueta y la fe de Esteban se convirtió en un camino sincero para vivir como Jesús e invitar a otros a hacer lo mismo.

 

Ya que Esteban había sido pasado por alto cuando estaba más joven, ahora él tiene un lugar especial en su corazón por otros chicos que no parecen tener tanto potencial. 

Hoy, Esteban está discipulando a Fabián, un miembro del grupo de jóvenes y esto es fruto del compromiso pastoral de Oscar hacia la multiplicación de discípulos en su iglesia.

*Lisandro actualmente sirve como el Líder de Equipo en Costa Rica.