Él tenía una próspera plataforma de comedia con más de cuarenta mil seguidores en Instagram, y casi ochenta mil en Facebook, con un creciente número de invitaciones para dar charlas en eventos en Chile.

Cuando Santiago y Josué comenzaron su ministerio a través del humor, Es de Canuto (Canuto es una forma de llamar a los evangélicos en Chile), este se popularizó rápidamente entre jóvenes en Chile y otros países de habla hispana. Miles de personas han asistido a sus presentaciones y ésta ha sido una gran oportunidad para compartir el evangelio.

Estando en la cima de este sobresaliente pero poco convencional ministerio, Santiago conoció al líder regional de Singular en Chile.

Ernesto estaba encantado con las grandes oportunidades que Santiago y Josué tenían en frente y decidió retarlos con una pregunta que cambió todo: “¿Cuántos discípulos han formado con su ministerio?”

Fue una simple pregunta que los hizo reevaluar sus prioridades. Si estaban alcanzando a miles de personas pero no estaban haciendo ningún discípulo, algo debía cambiar.

“Ahora, antes de cualquier compromiso o invitación que aceptemos, nosotros evaluamos si tendremos o no la oportunidad de conectarnos con personas individualmente y compartir vida uno a uno”. Inclusive en eventos grandes, ellos solicitan pasar tiempo con el staff y voluntarios para que estas relaciones puedan formarse. Su deseo de alcanzar a más personas, llevó a Santiago y Josué a comenzar a hacer eventos en bares.

Como resultado de estos eventos, Santiago comenzó una relación de hacer discípulos con el director de un centro de rehabilitación. Esto los llevó vincularse directamente con el centro por varios años, que resultó en muchas relaciones intencionales con personas adictas en recuperación cuyas vidas han sido transformadas al tener a fieles seguidores de Jesús a su lado. Junto a su esposa, actualmente siguen reuniéndose en grupos pequeños en donde experimentan y descubren a Jesús.

Santiago espera que, a través del ministerio de Singular en Chile, cientos de líderes de iglesia puedan ver transformación en sus comunidades por medio de movimientos orgánicos de hacedores de discípulos. Esto para generar espacios dentro y fuera de su iglesia local donde todos aquellos que estén quebrantados puedan encontrar relaciones significativas, una familia que no solo muestre el camino, sino que camine con ellos a través del proceso de seguir a Jesús para ser la comunidad  que Jesús pensó.

*Ernesto actualmente sirve en el Equipo Ejecutivo. Santiago y Josué son voluntarios en el equipo de Singular en Chile.